El día 23 de enero dentro del programa de Olas de Energía impulsado por el proyecto Donostia 2016 la Asociación de Gipuzkoa de Dislexia, Dislegi, llevó a cabo la siguiente actividad en la Sala Ruiz Balerdi, concedida por Kutxa Fundazioa, del edificio de Tabakalera.

Olas_energia

Realizamos una charla de dos horas para presentar nuestra propuesta sobre como la ciudadanía disléxica es capaz de acceder a la cultura y conocimiento (por medio de la lectura y escritura) pero siempre y cuando la sociedad le otorgue las herramientas adecuadas. Abordamos los siguientes temas:

La dislexia en la sociedad.

La dislexia desde el punto de vista de las familias

La dislexia desde el punto de vista de la escuela

Puntos de conflicto

Encontrando la armonía – Las Plantillas

En segundo lugar, también ofrecimos dos documentos digitales bilingües en pdf, titulados “Protocolo abierto de actuación en Dislexia en la Escuela Primaria” y “ Protocolo abierto de actuación en Dislexia en la Escuela Secundaria” . Cada documento consta de un máximo de 30 páginas.

Olas_energia_presentacion

Cuando se pensó en las personas a quienes iba dirigida la ponencia, se tuvo en consideración los siguientes datos:

La dislexia afecta entre 6 y 10% de la población. Aunque haya conocimiento sobre la dislexia, para muchas familias sigue siendo un reto conseguir el éxito académico de sus hijos o hijas, un reto que genera conflicto entre el colegio y la familia. DISLEGI ofreció una alternativa comprobada para conseguir la armonía: un protocolo sobre el trato de dislexia.

Por medio de esta actividad buscábamos nuevas formas de asegurar la persistencia de la diversidad lingüística y cultural. Pretendimos asegurar la convivencia entre las personas disléxicas y la sociedad promoviendo el conocimiento y entendimiento mutuo entre familias con hijos/as disléxicos/as y la sociedad. Cultura y conocimiento van de la mano pero a veces las herramientas que ofrece la sociedad no son eficaces para estas personas, nuestro objetivo al realizar dicha ponencia era derrumbar esas barreras. Pensamos que solo se puede llevar a cabo con la implicación de todos los agentes (familia, escuela y sociedad): uniendo puentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *